El aprendizaje en cualquier lenguaje se suele dar de manera secuencial. Primero se escucha para familiarizarnos con él. Después se habla, más tarde se lee y por último se escribe. Para empezar a solear será muy nutritivo escuchar el lenguaje de cada estilo y empezar a copiar frases rítmicas propias de ese lenguaje. Poco a poco se irá captando la lógica interna de ese lenguaje y se podrá crear de manera más intuitiva.